INVERTIR EN FONDOS ETFs. EL PUNTO MEDIO ENTRE AMBOS EXTREMOS - RBB Consultant
11675
post-template-default,single,single-post,postid-11675,single-format-standard,mkd-core-1.1,ajax_fade,page_not_loaded,,burst-ver-1.9, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
 

INVERTIR EN FONDOS ETFs. EL PUNTO MEDIO ENTRE AMBOS EXTREMOS

Invertir en fondos ETFs

No es la primera entrada (ni será la última) en la que comentamos que el interés del inversor por huir del riesgo pesa más que el interés por perseguir la rentabilidad. Quizás el hecho de dejar en el pasado el contraproducente plazo fijo para entrar en acciones, futuros o invertir en fondos ETFs puede parecer un primer paso excesivo, pero no lo es.

El fondo de inversión se sitúa a mitad de camino entre ambos extremos. Nos permiten dar un paso más allá de la clásica renta fija.

Ahora bien las principales diferencias entre este producto y los antes nombrados se encuentran más en las restricciones y la forma de tributar que en los activos subyacente en sí (en ocasiones incluso son los mismos).

Para poder entenderlo bien, vamos paso a paso.

¿QUÉ ES UN FONDO DE INVERSIÓN?

Los fondos de inversión, también conocidos como Instituciones de Inversión Colectiva (IIC) son organizaciones que tienen como objetivo la captación de fondos de varios inversores para invertirlos en varias clases de activos (financieros o no). Establecen así las rentabilidades de forma colectiva.

Invertir en fondos ETFs

En resumen, un fondo de inversión junta el dinero de muchos pequeños y medianos inversores para comprar instrumentos que serían muy difíciles de adquirir de forma individual.

Esta sería la definición de un fondo a nivel genérico. No obstante existe un segundo grupo dentro de los fondos conocido como fondos cotizados.

Los ETFs o fondos cotizados están entre los fondos y las acciones, tienen la ventaja de la diversificación del fondo y la flexibilidad de comprar y vender participaciones a través de la Bolsa.

Los ETFs son, por tanto, fondos de inversión cuyas participaciones se negocian y liquidan exactamente igual que las acciones. Las participaciones de los fondos tradicionales, que solamente se pueden suscribir o reembolsar a su valor liquidativo que necesariamente se calcula tras el cierre de cada sesión. Los ETFs, en cambio, se compran y venden en Bolsa, como cualquier acción, con las mismas comisiones.

Otra característica de invertir en fondos ETFs es que son fondos indexados. Su política de inversión consiste en replicar el comportamiento de un determinado índice de referencia (IBEX 35, DJ EuroStoxx 50, Nasdaq 100, DJ Industrial Average, IBEX Medium Caps.).

Los ETS tienen mayor liquidez que los fondos no cotizados.

ALGUNAS VENTAJAS

Invertir en fondos ETFs aporta al inversor particular una serie de ventajas alternativas a las inversiones tradicionales.

  • Facilitan el acceso a ciertos mercados a los que, de forma individual sería muy difícil acceder.
  • Ofrecen opciones de financiación sin intermediarios.
  • Protegen al pequeño inversor.
  • El riesgo siempre queda debidamente diversificado. Los movimientos patrimoniales son totalmente transparentes de cara a los socios.

Y MI DINERO, ¿DÓNDE ESTÁ EXACTAMENTE?

Tanto los fondos tradicionales como los fondos ETFs invierten en activos de diferente naturaleza. Incluso un mismo fondo puede estar seccionado en diferentes compartimentos siempre se respete la normativa general del fondo de inversión.

A estas alturas ya tenemos claro que a la hora de elegir inversiones es imprescindible una formación mínima en materia financiera.

Llegados a ese punto, colocar sus ahorros en manos de un gestor especializado es la opción más interesante.

Invertir en fondos ETFs es un proceso que garantiza una adecuada diversificación seleccionada por expertos gestores. Tiene la ventaja de que nos permite aplazar impuestos.

Al invertir en fondos ETFs el ahorrador experimenta una sensación de tranquilidad al saber que un gestor tomará las decisiones que nosotros quizás nunca tomaríamos por miedo a equivocarnos.

Esta calma para tus ahorros se puede obtener con elaboradas selecciones de fondos cotizados y otro tipo de estrategias diseñadas por empresas que cuentan con profesionales del sector.

Gracias a estas agencias de valores se nos facilita invertir en fondos ETFs que replican a su índice de referencia. Comprar una participación de un ETF es equivalente a comprar todas las acciones que componen dicho índice. Cuando se compran participaciones de un ETF se sabe exactamente lo que se está comprando.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies