Activos de renta variable. Hábitos, técnicas y estrategias. - RBB Consultant
11145
post-template-default,single,single-post,postid-11145,single-format-standard,mkd-core-1.1,ajax_fade,page_not_loaded,,burst-ver-1.9, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
 

Activos de renta variable. Hábitos, técnicas y estrategias.

Eso es, renta variable. Es muy habitual que cuando logramos reunir un pequeño monto de ahorros nos preguntemos dónde invertir para maximizar los beneficios. En el mercado existen gran cantidad de productos de renta fija que enamoran al pequeño inversor por la seguridad que ofrecen.

Entonces, ¿por qué interesarse por la renta variable? Sencillo. Con una política de cero riesgos en la vida lo único que se puede conseguir en el sector financiero es cero rentabilidad.

No me malinterpretes. No digo que seas un cobarde. Digo que algunos productos de renta fija, en ocasiones suenan hasta chistosos. Algunos apenas sirven para luchar contra la inflación. Esto significa que, si usted obtiene 10 euros por una cantidad a plazo fijo durante un periodo de X meses, puede suceder que aquello que en la calle valía 10 euros hace X meses ahora valga 11. Usted ha perdido poder adquisitivo. Entonces, ¿dónde está la tan deseada seguridad?

renta variable

Así es. Ha llegado el momento de estudiar otras opciones. Un activo de renta variable es todo aquel activo del cual no hay forma de saber con antelación cuál es la rentabilidad que se obtendrá por su adquisición. El ejemplo más claro de activo de renta variable es la acción.

¿Y para qué queremos nosotros una acción? Si solo somos gente a pie, no especuladores ni traders profesionales. Muy buena pregunta.

“Quien no sabe hacia dónde navega, ningún viento le favorece”. Séneca.

Nuestro objetivo es invertir. Poner a trabajar a nuestro dinero. Generar ingresos pasivos para mejorar nuestro nivel de vida. Una operación de inversión es aquella que, después de realizar un análisis exhaustivo, promete la seguridad del principal y un adecuado rendimiento. Las operaciones que no satisfacen estos requisitos son especulativas.

No se agobie, contrariamente a la opinión popular, la bolsa resulta ser, a largo plazo, una de las inversiones más seguras y rentables que existen.

¿CÓMO FUNCIONA EL MERCADO BURSÁTIL?
Cuando compra un artículo subastado, no lo está adquiriendo del subastador, sino del vendedor. La labor del subastador es casar compradores con vendedores. Y como no hay un precio fijo para cualquier artículo en una subasta, el precio de venta se fija en función de la cantidad que el comprador está dispuesto a pagar.

La Bolsa es un mercado basado en subastas, en el que el broker es el intermediario que actúa para que la bolsa case compradores y vendedores de valores. La mayoría de productos de renta variable se basan en la misma premisa, pero con más intermediarios que deciden por nosotros.
Métodos de compra-venta de acciones:

  1. Personal.
  2. Teléfono.
  3. Broker online.

La opción de un Broker online es la más ventajosa hoy en día. Suele estar disponible en la web del banco, aunque existen sociedades dedicadas únicamente a esta actividad. Las acciones son  depositadas en una cuenta de valores, abierta previamente. Los beneficios son depositados en una cuenta de efectivo, abierta previamente.

¿CÓMO SE FIJA EL PRECIO DE LA ACCIÓN?¿POR QUÉ CAMBIA?
El precio de un valor depende única y exclusivamente del comportamiento de los accionistas.
1. ¿Cuánto aceptará el vendedor como mínimo?
2. ¿Cuánto pagará el comprador como máximo?

Así de sencillo. Si todos compramos, el precio sube. Si todos vendemos, el precio baja. De ahí el concepto “renta variable”.

Ahora, la siguiente pregunta sería, ¿y de qué depende el comportamiento de los accionistas? Así, de forma muy resumida, hay tres razones por las que un accionista puede tomar la decisión de comprar/vender:

  1. Rentabilidad percibida de la empresa emisora.
  2. Rumores u opiniones más o menos generalizadas (periódicos, programas de radio o TV, agencias de calificación…).
  3. Temor y Avaricia. Si el vendedor teme por la estabilidad de una acción, puede acabar vendiéndola por menos de lo que vale. Si un comprador piensa que puede obtener un rápido beneficio de un valor en alza, puede acabar pagando demasiado por él.

Desde luego, la bolsa no es el único producto de renta variable que existe.
Bajo mi punto de vista es uno de los mejores para el pequeño inversor por su rentabilidad y su liquidez.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies